Santander elegirá en una semana al ganador del ladrillo de Popular: Lone Star, Blackstone o Apollo

PorAPBPE

Santander elegirá en una semana al ganador del ladrillo de Popular: Lone Star, Blackstone o Apollo

Fuente: El Confidencial.

La entidad recibió las ofertas formales de Lone Star, Blackstone y Apollo. Un comité independiente las analizará con la idea de elegir el lunes al ganador. Cerberus sigue en la retaguardia.

Banco Santander ha pisado todavía más el acelerador en el proceso de venta de todos los activos inmobiliarios de Popular y ha fijado el próximo lunes como día clave para elegir entre las ofertas que ha recibido para comprar la cartera de 30.000 millones en activos tóxicos (inmuebles adjudicados y créditos fallidos) de su recién comprada filial.

Tras invitar a participar en este rápido proceso a Cerberus, Lone Star, Blackstone y Apollo, al final han sido solo los tres últimos los que han presentado oferta, según han confirmado varias fuentes conocedoras. No obstante, y aunque ayer se cumplía el plazo marcado por la entidad, Cerberus podría estar intentando sumarse ‘a posteriori’, al no haber llegado a tener lista su oferta en el ajustado calendario marcado por el banco.

Las propuestas que sí se han puesto ya sobre la mesa se dividen en precio y plan de negocio, ya que el elegido comprará, al menos, el 51% de la sociedad que se cree con todos estos activos, pero Popular seguirá manteniendo hasta un 49%, lo que significa que la ganancia definitiva para el banco dependerá también de cómo termine dando salida a esta participación, y aquí entran en juego gestión de la cartera y oportunidad de venta.

Si Santander sorprendió ya al mercado con su decisión de desprenderse de golpe de estos activos antes de navidades, como adelantó El Confidencial, el asombro será todavía mayor si la entidad cumple su objetivo de analizar las tres propuestas recibidas en apenas una semana, labor que ha encargado a un comité independiente encabezado por el consejero Pedro Pablo Villasante.

Lone Star, Apollo y Blackstone presentaron ayer sus ofertas, que suman precio y plan de negocio, para comprar todos los activos tóxicos del Popular

El objetivo del banco presidido por Ana Botín es poder dar a conocer en cuestión de días, incluso el próximo lunes, el fondo elegido para sentarse a negociar en exclusiva la venta de esta nueva versión de Sunrise, el fallido proyecto de Ángel Ron, expresidente del Popular, para dar salida a todo el ladrillo del banco. Entonces, como ahora, se ha incluido en la transacción el ‘servicer’ Aliseda, que la entidad recompró a Värde hace apenas tres semanas.

Detrás del ritmo vertiginoso que ha insuflado la entidad a este proceso de venta está su deseo de transmitir al mercado un mensaje de que en España sí se reconocen las pérdidas y se toman medidas de forma rápida, como gusta a los anglosajones; pero también es una jugada dirigida a evitar que, ante el aluvión de demandas que se avecina, algún juez pueda instar algún tipo de cautelar que pudiera bloquear sus planes de desinversiones.

En el mercado se especula con que Lone Star pueda haber presentado laoferta más agresiva en precio, aunque se da por hecho que todas las propuestas van a estar dentro de la banda que permiten las provisiones realizadas por Popular tras haber sido adquirido por Santander.

En el caso de los 17.500 millones brutos de activos inmobiliarios, el saneamiento asciende al 63%, lo que permite sacarlos al mercado por 6.500 millones; mientras que los 12.100 millones en créditos han sido cubiertos al 75%, facilitando así que su valoración neta se aproxime ahora a los 3.000 millones. En total, si el fondo elegido adquiere el 51% de los 9.500 millonesque suman adjudicados y créditos tras las provisiones, estaríamos hablando de ofertas del entorno de los 5.000 millones.

Todas las propuestas presentadas están dentro de la banda de precios que permite el elevado saneamiento realizado por Santander en Popular

Al tratarse de fondos extranjeros, todos ellos han recibido ya el visto bueno de sus correspondientes casas madre al otro lado del Atlántico, ya que embarcarse en esta operación, la más importante del año en el sector inmobiliario, exige contar con cheques adicionales a los inicialmente previstos para nuestro país.

Así, por ejemplo, Apollo preveía destinar a España una cuarta parte de los 4.000 millones del tercer fondo que levantó recientemente, lo que limitaba a 1.000 millones el capital inicialmente disponible para nuestro país. Pero, si su propuesta termina siendo la elegida por Santander, esta cifra se incrementará sustancialmente, trasladando a la piel de toro dinero inicialmente previsto para otros mercado, tanto de su tercer vehículo como de los dos anteriores.

El respaldo dado por las casas madre de estos tres gigantes de la inversión a la operación de Popular es, en el fondo, una apuesta macro por España, ya que semejante digestión de ladrillo solo es comparable al papel que jugaron estas mismas firmas —Lone Star, Apollo, Blackstone y Cerberus— en los peores años de la crisis económica, cuando apostaron por nuestros país mientras el grueso de los inversores huía temeroso de la ruptura del euro.

El tiempo les ha dado la razón, y con ella han podido presentarse ahora en sus cuarteles generales recomendando doblar la apuesta. Jugada que, en el caso de Lone Star, cuenta con el hito de haber protagonizado la mayor salida a bolsa de una promotora residencial en Europa, Neinor Homes, que desde su debut en el parqué, el pasado 29 de marzo, se ha revalorizado casi un 20%, una jugada similar a la que, salvando la distancias, ahora aspira dar Santander con el ladrillo de Popular.

About the author

APBPE administrator

La APBPE - Asociación de Perjudicados del Banco Popular Español, tiene como objetivo defender los intereses de sus miembros frente actuaciones de dudosa legalidad del Banco Popular.

Deja un comentario