Los grandes bancos no compensan a los inversores con seguro quiebra del Popular

PorAPBPE

Los grandes bancos no compensan a los inversores con seguro quiebra del Popular

Fuente: El confidencial.

La Asociación Internacional de Derivados rechaza de momento indemnizar a los inversores que tuvieran contratados seguros de impago ante el riesgo de quiebra del banco español.

Mientras Banco Santander ha decidido compensar a los ahorradores particulares que sufrieron la intervención del Banco Popular, los grandes bancos mundiales se niegan de momento a indemnizar a los clientes de más de 100.000 euros que tenían grandes posiciones en la entidad presidida por Emilio Saracho. La Asociación Internacional de Derivados, conocida como ISDA por sus siglas en inglés y que reúne a 15 de los mayores inversores del universo financiero, ha pospuesto ‘sine die’ la decisión de pagar o no a los titulares de deuda convertible y subordinada del grupo español que habían contratado los llamados‘credit default swap’ (CDS) o seguros de impago.

ISDA se había reunido ya cuatro veces —el 16, el 22 y el 29 de junio y el pasado 6 de julio— para evaluar si la intervención del Popular por parte de la Junta Única de Resolución (JUR) en nombre del Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea debía ser considerada una quiebra en toda regla, al haber reducido a cero el valor de las acciones y de la deuda. Una decisión nada fácil por la singularidad de lo que ocurrió en la madrugada del 6 al 7 de junio y que acabó con el grupo financiero español en manos del Santander, tras concluir que la entidad presidida por Emilio Saracho estaba “en quiebra o probablemente cerca de la quiebra”, según el comunicado oficial de las autoridades europeas.

Pero tras cuatro reuniones, los representantes de Bank of America, Barclays Bank, BNP Paribas Citibank, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs, JPMorgan Chase Bank, Mizuho Securities, Societe Generale, Alliance Bernstein, Citadel, Cyrus Capital Partners, Elliott Management Corporation y Pacific Investment Management (Pimco) siguen sin aclararse, lo que está molestando a varios de los inversores que consideraban tener protegida su inversión con la prima que pagaban por el CDS. Son los 15 miembros que forman actualmente el comité de dirección de ISDA, algunos de los cuales se encuentran entre los más afectados por el descalabro del Popular. Especialmente Pimco, que ha perdido más de 300 millones en bonos convertibles, sin contar lo que se ha dejado Allianz, su dueña, que era el segundo mayor accionista de la institución española.

Si la decisión final fuese positiva, los ahorradores institucionales o incluso particulares con recursos que tuvieran deuda sénior y que hubieran contratado CDS para cubrirse de un posible impago recuperarán toda su inversión. Se desconoce todavía la cuantía concreta de los CDS comprados sobre bonos del Popular, pero algunas fuentes estiman que el importe puede oscilar entre los 200 y los 300 millones de euros. Otras aseguran que clientes de JP Morgan y de Deutsche Bank sí estaban cubiertos con estos productos, por lo que el banco americano y el alemán deberán compensarlos.

Estos CDS o seguros contra procesos de quiebra cotizan en mercados no regulados, conocidos como Over The Counter (OTC), por lo que no están bajo la supervisión de organismos como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, aunque su transparencia es escasa, muchas veces sirven de termómetro para saber si una empresa tiene problemas de viabilidad, como ocurrió en los casos de Abengoa, Codere o Isolux. Los del Popular se hundieron más de un 50% los días previos a la intervención, lo que puso de manifiesto que muchos inversores ya daban por hecha la quiebra de la histórica institución española.

La decisión de ISDA no ha sido sencilla. Aunque los 15 miembros de la organización aprobaron por unanimidad investigar la situación, hay serias dudas sobre qué precio, tipo de cambio y otros detalles técnicos aplicar a la resolución. Para los bancos y gestoras de fondos, la cancelación, conversión o intercambio obligatorio de determinada deuda del Popular entraba de lleno en lo que se califica como ‘evento de crédito’, por lo que los seguros de impago deberían ponerse en funcionamiento y compensar a los clientes.

No para todos

No obstante, la potencial resolución afecta a los cerca de 685 millones de euros de deuda subordinada que el banco tenía en el mercado, que han sido convertidos en acciones y vendidos a Santander por un euro en su conjunto. Por el contrario, la deuda sénior no forma parte del acuerdo porque ha sido la única que se ha salvado de la intervención y sigue negociándose libremente en los mercados OTC. Tampoco podrán recibir ninguna indemnización los titulares de los bonos contingentes convertibles o CoCos, ya que estos instrumentos son una mezcla de deuda y capital y no disponen de CDS que cubran el riesgo.

Curiosamente, Pimco, uno de los miembros destacados del comité de ISDA, no podrá recuperar por esta vía ni un euro de los que invirtió en la compra de CoCos del Popular, tanto en la primera emisión de 500 millones como en la segunda (750 millones). Sí se podrán beneficiar de esta decisión gestoras españolas como CaixaBank, Santander, Bankia o Ibercaja que tenían en sus carteras deuda subordinada del Popular.

Los miembros de ISDA se lo están pensando mucho, porque su postura sembraría un precedente para los pleitos que los grandes y los pequeños inversores del Popular están preparando para intentar recuperar el dinero perdido por este caso pionero en Europa.

About the author

APBPE administrator

La APBPE - Asociación de Perjudicados del Banco Popular Español, tiene como objetivo defender los intereses de sus miembros frente actuaciones de dudosa legalidad del Banco Popular.

Deja un comentario