EXCLUSIVA: Diario16 presenta en la Audiencia Nacional documentos que podrían paralizar la operación del Popular

PorAPBPE

EXCLUSIVA: Diario16 presenta en la Audiencia Nacional documentos que podrían paralizar la operación del Popular

Fuente: Diario16

El pasado día 2 de noviembre fueron presentados ante la Audiencia Nacional documentos que obraban en nuestro poder desde mediados del mes de octubre y que por responsabilidad con la sociedad decidimos entregarlos a la Justicia antes de publicarlos, algo que hacemos hoy en rigurosa EXCLUSIVA.

En un acto de compromiso con la sociedad y, sobre todo, con las más de 305.000 familias arruinadas por la compra del Banco Popular por parte del Santander por un euro, Diario16 ha decidido anteponer su responsabilidad para con la ciudadanía, en general, y con los clientes, accionistas y trabajadores del Popular a los que egoístamente pudiéramos tener a la hora de publicar tal y cual exclusiva. A mediados del mes de octubre llegaron a nuestro poder una serie de documentos que mostraban cómo en los últimos días del Popular se recibieron diferentes propuestas de compra del banco que no fueron trasladadas al Consejo de Administración, como era el deber del entonces presidente. El mero hecho de que no se realizara esta comunicación, y las consecuencias que tuvo de cara al futuro de la entidad posteriormente intervenida, ya es motivo suficiente como para determinar que había un afán diseñado para que el Santander se hiciera con el Popular y, por tanto, el daño que se ha ejecutado sobre las más de 305.000 familias arruinadas fue premeditado y, por tanto, presuntamente delictivo. En definitiva, se podría determinar que en la ejecución de la operación hubo un presunto dolo que inhabilitaría todas las decisiones tomadas a posteriori. Además, al producirse un lucro por parte de un tercero de la ruina de los afectados, estaríamos ante una presunta estafa.

Diario16 podría haber actuado con egoísmo y publicar una exclusiva para incrementar nuestra ratio de lectores, pero nuestra ética nos hizo tomar la decisión contraria: presentar la documentación en la Audiencia Nacional y, posteriormente, publicarla y analizarla. Sin ética, los éxitos quedan manchados por la sangre de la perversidad.

Hoy publicaremos en EXCLUSIVA dos documentos clave. Como decíamos anteriormente, a mediados del mes de octubre el departamento de investigación ya tenía en su poder el documento que demostraba que el banco británico Barclays hacía una oferta por el Popular por un valor total de 4.000 millones de euros —2.000 en capital y 2.000 para cubrir las necesidades de la entonces sexta entidad financiera española—. Esta comunicación iba dirigida a Miguel Escrig, director general adjunto a la presidencia del Popular, quien, como no podía ser de otro modo, debía trasladar a Emilio Saracho para que éste informara al Consejo de Administración de la misma. Esa comunicación no se hizo, tal y como consta en la última acta del Consejo, acta que también obra en nuestro poder junto con otros documentos de los que iremos informando en próximas fechas. La comunicación de Barclays iba firmada por tres altos directivos de la entidad y se hacía por la «solvencia y la fortaleza» del Popular. Es decir, uno de los mayores bancos del mundo creía en la entidad, todo lo contrario que quienes estaban al mando de la misma. Un documento que publicamos en EXCLUSIVA. La oferta fue de 4.000 millones y no de 2.000, como se publicó la semana pasada.

Carta enviada por Barclays Bank al Popular el día 3 de junio

Según el diario ABC no fue la única oferta que se recibió en el Edificio Beatriz en esos días, ya que ellos informan de otra del Deutsche Bank por un valor de otros 4.000 millones de euros. Este documento también obra en poder de Diario16 y lo publicamos en EXCLUSIVA.

Carta enviada por Deutsche Bank a Emilio Saracho el día 5 de junio

Sumando las dos propuestas, podemos comprobar que en la semana anterior a la intervención del Popular se recibieron ofertas por valor de 8.000 millones de euros de las que no tuvo conocimiento el Consejo de Administración, como así lo demuestra el documento que Diario16 muestra parcialmente en esta información y que también ha sido aportado junto a otros en su integridad a la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional, como también lo ha hecho en el caso anterior referida al Barclays.

Diario16 cuenta con todo el fondo documental original que prueba todas y cada una de las informaciones que viene publicando sobre este caso.

¿Por qué se dieron tanta prisa los gestores del Popular o las autoridades europeas en hacer públicas noticias negativas y no se movieron tras la recepción de propuestas de compra por el valor antes indicado? Es lógico pensar que la única razón para este comportamiento se hallaba en que sólo había un candidato para el que trabajaban todos los que tomaron decisiones que tenían como objetivo que el Santander se hiciera con el Popular por la menor cantidad posible.

La oferta de Barclays está fechada el 3 de junio. Las mayores salidas de depósitos se produjeron en los tres días anteriores a la intervención. Por ejemplo, la Sareb retiró todos sus depósitos el día 4 de junio, exactamente lo mismo que hizo la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia. También retiraron todos sus fondos instituciones públicas como la Tesorería General de la Seguridad Social, el Gobierno de Canarias y distintos ayuntamientos, por no contar las empresas de titularidad pública o grandes multinacionales. ¿Casualidad?

A estas ofertas de bancos extranjeros hay que sumar las negociaciones entre altos ejecutivos del Popular y el Santander, unas negociaciones en las que se manejaron cifras que oscilaron entre los 5.000 y los 3.000 millones de euros hasta la misma noche del 6 de junio. En estas negociaciones, fuentes cercanas a este proceso negociador consultadas por Diario16, nos confirman que la actitud del círculo más cercano a la presidenta del Santander, sus pretorianos, fue contraria a cualquier ética profesional ya que, cuando el acuerdo parecía estar cerrado, modificaban los precios y las condiciones sin razón aparente. Estas fuentes nos señalan que esta actitud fue la causante de la ira del propio Saracho cuando vociferó que «les iba a dejar las llaves del puto banco este en la puerta».

Todo lo anterior no podía estar hecho sólo por Emilio Saracho porque su capacidad de influencia tenía un límite que sólo podía ser superado por dos personas que en esos días se reunían en un lujoso hotel de Chantilly (Virginia), en la reunión del Club Bilderberg que se celebraba en las cercanías de Washington: Luis de Guindos y Ana Patricia Botín.

About the author

APBPE administrator

La APBPE - Asociación de Perjudicados del Banco Popular Español, tiene como objetivo defender los intereses de sus miembros frente actuaciones de dudosa legalidad del Banco Popular.

Deja un comentario