El Banco Popular

PorAPBPE

El Banco Popular

Fuente: El Mundo

La verdad es que España no ha sufrido una crisis bancaria sino la catástrofe anunciada de una serie de Cajas gestionadas por sindicalistas inexpertos y políticos voraces. La posverdad, sin embargo, manipuló lo que realmente había pasado y se ha esforzado por imponer la trampa semántica de la llamada “crisis bancaria”. Son los políticos y los sindicalistas los que han extendido la especie para taponar sus vergüenzas.

Las Cajas, que no los Bancos, han fagocitado las ayudas públicas. Caja Madrid encumbró a Miguel Blesa tras un acuerdo con CCOO, que situó a los sindicalistas en el consejo de la entidad y abrió el caño libre para otorgar créditos a los paniaguados del sindicato. Sobre la desastrosa gestión se aplicó el maquillaje de Bankia, que José Ignacio Goirigolzarri administra ahora de forma certera y profesional. Liberbank está constituido por Cajastur, Caja de Extremadura y Caja de Cantabria; NCG Bank es Novacaixa Galicia; en Banco Ceiss (ahora España Duero) se agrupan las Cajas de Salamanca y Soria y la España de Inversiones; Catalunya Banc integra a Caixa Tarragona, Caixa Catalunya y Caixa Manresa; Banco Mare Nostrum agrupa Cajamurcia, Caixa Penedés y Caja Granada. Etcétera, etcétera.

Para escapar de la quiebra y recibir el maná del dinero público, pagado por todos los españoles, muchas Cajas se transformaron en Bancos. Pero no hubo crisis bancaria sino crisis de las Cajas timoneadas por políticos y sindicalistas, sin experiencia ni capacidad. En medio del desastre, la inmensa mayoría de Cajas privadas administradas por profesionales conservaron beneficios y respetabilidad. Y ahí está Isidro Fainé, que es uno de los financieros más sobresalientes y admirados de Europa.

Goldman Sachs situó, en plena crisis económica internacional, a cinco Bancos españoles, encabezados por el Santander, entre los seis mejores de Europa en cuanto a solvencia y gestión. Y la severa auditoría de Oliver Wymancertificó la salud general de los Bancos españoles. Más de cuatrocientos auditores, con la supervisión del BCE, el FMI y la Comisión Europea, levantaron hasta la última alfombra de nuestras entidades financieras para reconocer la insultante salud del sistema bancario español.

Solo un Banco no ha superado la crisis económica internacional: el Popular. Y no ha costado un euro al contribuyente porque Ana Botín, presidenta del Santander, se ha hecho cargo de la entidad maltrecha. Desde el cielo de los banqueros, mi inolvidado amigo Emilio Botín habrá rebosado de orgullo ante la capacidad profesional de su hija. La verdad es que nadie quería el Banco Popular. Nadie. Absolutamente nadie. Asumiendo el riesgo pero sabiendo muy bien lo que hacía, el Santander adquirió por una cifra simbólica un Banco que, no tengo la menor duda, Ana Botín, con la colaboración de profesionales del calibre de Rodrigo Echenique, Juan Manuel Cendoya o Matías Rodríguez Inciarte, sabrá reflotar.

Políticos y sindicalistas inexpertos fragilizaron las Cajas públicas. Frente a tanto despropósito, una banquera sagaz ha impedido que el dinero público se empleara en la salvación de una entidad bancaria al borde de la quiebra, evitando el desastre. La adquisición del Banco Popular, estoy convencido, se convertirá en poco tiempo, tras atender en la medida de lo posible a sus accionistas, en un buen negocio para el Banco Santander.

About the author

APBPE administrator

La APBPE - Asociación de Perjudicados del Banco Popular Español, tiene como objetivo defender los intereses de sus miembros frente actuaciones de dudosa legalidad del Banco Popular.

Deja un comentario